Tu bebé más inteligente, cuánto más le hables.

Los bebés necesitan recibir las palabras de sus madres.

Como a cualquier madre seguro que quieres lo mejor para tu bebé.

¿Sabías que es importantísimo que le hables a tu bebé a todas horas? Al hablar con tu bebé estarás desarrollando su lenguaje y por tanto su cerebro, lo cual le prepara para tener éxito en su escolarización y en el futuro en general.

Un bebé que recibe más “impactos” de lenguaje oral dirigidos hacia él, desarrolla más su cerebro, tiene mayor coeficiente intelectual y por tanto tiene más posibilidades de progresar en el futuro.

Cuanto más hablen los padres con sus hijos, más rápido se desarrolla su vocabulario y mejor se desarrolla su inteligencia.

La ciencia te apoya

Puede que todo esto te parezca obvio, pero a la ciencia le llevó hasta 1995 para demostrar lo importante que es hablar con los bebés desde que nacen. En 1995 Betty Hart y Todd Risley de la Universidad de Kansas publicaron los resultados de una investigación de 10 años en el que investigaron cómo y hasta qué punto influye el lenguaje oral en el desarrollo de la inteligencia de los niños.

Dr. Hart y Dr. Risley encontraron una relación directa entre el número de palabras que se hablaban a los niños. A la edad de tres años los niños que habían nacido en el seno de familias profesionales escuchaban 30 millones de palabras más que aquellos niños que habían nacido en el seno de familias más humildes.

Esta observación tiene profundas implicaciones en la crianza de los bebés. Sugiere que los niños que no van a la guardería antes de los 3 años se pueden estar perdiendo un importante desarrollo lingüístico e intelectual si en sus hogares no se presta atención a la comunicación.

El desarrollo del vocabulario de los niños

Anne Fernald de la Universidad de Stanford, ha encontrado que la disparidad aparece incluso antes de los 3 años. Incluso a los 18 meses, cuando la mayoría de los bebés sólo dicen una docena de palabras, los bebés de familias más humildes no dicen ni eso.

Fernald cree que la diferenciación empieza desde el nacimiento.

Ella mide la rapidez con la que los niños procesan el lenguaje de la siguiente manera:

Pone al bebé en el regazo de su madre y le enseña dos imágenes, por ejemplo un perro y una pelota. Una grabación le dice al bebé que mire a la pelota mientras una cámara graba su reacción. Así se puede medir si la mirada del bebé se desplaza hacia la imagen correcta. A los 18 meses, los bebés de familias profesionales pueden identificar la imagen correcta en 750 milisegundos; 200 milisegundos más rápido que los bebés de familias humildes.
Según la Dra. Fernald, esta diferencia es enorme.

El problema crece con el tiempo

El problema se hace mayor con el paso de los meses. Cuando el bebé tiene 2 años, existe una diferencia de 6 meses entre los dos grupos. Los bebés aprenden nuevas palabras dentro de su contexto, así que cuánto más rápido entienda un bebé las palabras que ya conoce , más fácil será para él aprender palabras nuevas.

Es evidente, que son las palabras que se le dicen directamente al bebé las que cuentan y no las que se escuchan en la casa. Poner al bebé delante de la tele no desarrolla el lenguaje, como tampoco lo hace el llevar al bebé a una conferencia sobre neuro-ciencia.

Es necesario relacionarse directamente con el bebé. De madre a hijo.

Los efectos del desarrollo del lenguaje pueden verse en el cerebro.

Kimberly Noble de la Universidad de Columbia explicó en la reunión anual de la American Association for the Advancement of Science de 2014, que la disparidad lingüística se refleja en la estructura de las partes del cerebro que procesan el lenguaje.

Aunque todavía no puede demostrar que escuchar lenguaje hace crecer el cerebro, si puede encajar con otras teorías sobre como la de “las experiencias moldean el cerebro”.

Los bebés nacen con 100 billones de neuronas y las conexiones que se crean entre ellas crecen de manera exponencial durante los primeros años de vida. La forma de estas conexiones determinarán lo bien que funcionará el cerebro y lo que aprende.

A la edad de tres años, el bebé tendrá 1,000 trillones de conexiones en el cerebro, y sus experiencias determinarán continuamente qué conocimientos se refuerzan y cuáles se eliminan.

Este proceso, gradual y más o menos reversible, marcará la vida del bebé.

Afortunadamente, el silencio se puede corregir.

El primer paso es decirle a los padres que debemos hablar con ellos, interactúar, explicarles todo lo que estamos haciendo, lo que vemos a nuestro alrededor, leerles libros...

Curiosamente, ya existen herramientas que nos pueden ayudar. El LENA (Language Environment Analysis) es como un pedómetro, pero que registra el número de palabras en vez de pasos. De esta manera, se puede analizar cuántas palabras escucha el niño que lleva puesto el LENA.

Se desarrolló originalmente para investigaciones, pero los padres lo encontraron tan útil que ahora lo utilizan para monitorizar la cantidad de lenguaje que ha escuchado el bebé y mejorar los patrones de lenguaje en casa.

A mi me hubiera venido genial disponer de esta herramienta, pues soy bastante ensimismada y hablo muy poco. Ni que tuviera que pagar para hablar.

Un estudio reciente realizado por Dana Suskind, cirujano pediátrico en Chicago, muestra que el uso del LENA junto con una tutoría con los padres provoca un incremento del 32% de palabras habladas tras 6 semanas.

Su iniciativa se llama 30 millones de palabras, y utiliza el LENA y las tutorías para enseñar a las familias a potenciar el desarrollo del lenguaje de sus hijos. Enseñan cosas como usar frases más enriquecedoras. En vez de decir, “ponte los zapatos”, uno puede decir “es hora de salir. Qué debemos hacer ahora?”.

Para que veas la importancia que se está dando a este descubrimiento, otros grupos han empezado con iniciativas parecidas. En Providence, Rhode Island, el Alcalde Angel Taveras ha introducido dispositivos LENA en las familias con niños menores de 3 años para mejorar sus vocabularios.

En Chicago y otros sitios, las enfermeras que visitan a las madres recientes en sus casas ofrecen consejos sobre salud, nutrición y ahora también les motivan a hablar y a leer con sus bebés.

En enero, Barack Obama pidió al Congreso y a los gobiernos estatales que ofrezcan plazas en escuelas infantiles de calidad a todos los niños de 4 años. Este año, 30 estados y el distrito de Columbia han aumentado su gasto en escuelas infantiles. A nivel nacional esto significa un aumento del 6%.

¡Y en España seguimos con las reducciones!

De todos modos, es un primer paso, pues los programas de pre-escolar desarrollan las habilidades numéricas y de socialización; pero no abordan el vacío entre el nacimiento y los 3 años donde el bebé necesita desarrollar al máximo el lenguaje que es responsabilidad de la familia.

Qué puedes hacer como madre o padre para ayudar al desarrollo del lenguaje y de la inteligencia de tu bebé

El LENA es un poquito caro para la familia de a pie (700 dólares US), pero hay cosas que podemos hacer para aumentar los impactos orales en casa:

Nuestra misión en Cincodeditos

Desde Cincodeditos promovemos el desarrollo del lenguaje y de la inteligencia de nuestros bebés a través de diferentes herramientas como los baby-signos y los idiomas y siempre basándonos en la ciencia.

Estudios científicos demuestran que la etapa entre los 0 y los 3 años de todo ser humano, es una etapa crítica donde se desarrollan las bases de:

  • Comunicación
  • Socialización
  • Capacidad intelectual
  • Estabilidad emocional
  • Bilingüísmo

Nuestra misión es orientar, desde un enfoque científico, a padres de niños entre 0 y 6 años, para que aprovechen al máximo esta etapa tan crucial de desarrollo de sus hijos.

Otros artículos que te pueden interesar.

Cómo potenciar el lenguaje de tu bebé.
Las etapas del lenguaje. ¿Tiene retrasos tu hijo?
Desarrollar el bilingüísmo hace a los bebés más inteligentes.
Los bebés que usan baby-signos son más inteligentes.
Cantarle al bebé desarrolla su inteligencia.
Leerle al bebé desarrolla su lenguaje e inteligencia.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esto es para asegurarme de que eres una persona y no una máquina. Perdona las molestias.
5 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.