Los bebés aprenden idiomas mejor

¡Las investigaciones lo confirman! Entre los 0 meses y los 5 años el cerebro humano está en perfecta disposición de aprender varios idiomas. Después de los 5 años, esta capacidad de retener un nuevo idioma empieza a menguar de manera exponencial.

Aprovecha este descubrimiento para empezar cuanto antes con el inglés. No basta con un par de horas a la semana en la escuela o una academia. Los padres deben involucrarse usando el idioma en casa. Incluso si no lo dominan.

Impactos Verbales

Curso Online Inglés en Familia

Curso online Inglés en Familia.

En 9 meses podrás dominar cualquier situación familiar en inglés.

Visita el Campus Online.

Testimonios

Me encanta poder enseñar a mi hija otro idioma y este método lo encuentro muy sencillo. -Marga G. J.

Muchas gracias Claudia, me parece muy interesante el curso, mi bebé de 30 meses está empezando ahora a repetir las palabras! -Carmen M.

Inglés para Bebés, niños y la Familia

Porqué deberías enseñarle inglés a tu bebé

Las investigaciones sobre el bilingüismo

Introducir un Segundo idioma es más fácil a edades tempranas.

Los bebés tienen la capacidad de comprender todo lo que sucede a su alrededor mucho antes de que puedan hablar. De hecho, los bebés aprenden a hablar escuchando a los adultos de su entorno.

Las investigaciones nos dicen que cuántas más palabras escuchen los bebés antes aprenderán a hablar. Cuánta más exposición tenga un bebé a conversaciones y comunicación dirigida antes se desarrollaran las redes neuronales necesarias para aprender el idioma.

Por ello, se entiende que si además de hablarle en nuestro idioma nativo le ofrecemos interacciones en otro idioma, más oportunidades tendrá de desarrollar las sinapsis tan necesarias en el desarrollo del cerebro humano.

Según el Dr. April Benasich, Consejera y Directora de los Laboratorios de Estudios de Infancia en el Centro para Neurociencia Molecular y de Comportamiento, de la Universidad de Rutgers (E.E.U.U.): “Los bebés y los niños pequeños tienen habilidades excelentes para el aprendizaje temprano y están equipados para captar las bases de más de un idioma desde el nacimiento.” “El cerebro en desarrollo registra de manera inconsciente los sonidos y entonaciones de los idiomas que escuchan a su alrededor, identificando los patrones y las sutiles diferencias entre los sonidos. Por ello, es un momento idóneo para introducir un segundo idioma y favorecer el aprendizaje múltiple de idiomas.”

Los bebés y los niños pequeños puedes diferenciar los sonidos de cualquier idioma en el mundo.

Los bebés escuchan la voz de sus madres desde el vientre y conocen el ritmo de su idioma nativo desde el nacimiento. Desde el nacimiento, los bebés pueden distinguir un sonido que no corresponde a su idioma nativo. Los elementos de sonidos que son la base de un idioma se llaman fonemas, y varios estudios muestran como los adultos no percibimos estos fonemas como lo hacen los bebés.

¿Pero porqué los bebés tienen esta capacidad especial? Los humanos necesitaron del lenguaje para evolucionar. Cuánto más temprano un humano aprendía a hablar, mayor sería su oportunidad de sobrevivir. Una vez que el cerebro ha puesto en marcha el mecanismo de adquisición del lenguaje, traslada su energía a otros desarrollos y como sabemos, las funciones que no se utilizan se debilitan.

Los estudiantes bilingües son más flexibles y pueden adquirir dos idiomas en el mismo tiempo que un niño monolingüe adquiere el suyo.

De acuerdo con un reportaje publicado en el Science Express, julio 2009, los niños adquieren el idioma nativo en un periodo de tiempo bien definido. Sorprendentemente, los niños que crecen en entornos bilingües y que tienen que aprender el doble que un niño monolingüe, aprenden ambos idiomas en el mismo plazo de tiempo.

A la edad de 5 años, la capacidad de aprender más idiomas se debilita.

Al acostumbrarse a su idioma nativo (o idiomas) los niños pierden gradualmente la habilidad de diferenciar los fonemas de los distintos idiomas. Por eso los adultos tienen más dificultades para aprender un segundo idioma, ya que no distinguen los fonemas y les resulta más difícil imitar los sonidos correctamente.

Un niño menor de cinco años puede aprender un segundo idioma y hablarlo como un nativo. Incluso si ese niño, luego no practica el segundo idioma durante un tiempo y lo retoma en edad adulta, podrá aprender el segundo idioma más fácilmente y casi sin acento ya que su cerebro ha guardado los conocimientos adquiridos en edad temprana y los recupera en edad adulta.

Aprender un segundo idioma también enriquece el desarrollo del idioma nativo, así como la capacidad del cerebro.

Los científicos continúan explorando los mecanismos por los cuales los niños adquieren un idioma con facilidad y rapidez, pero lo que ya no es un debate es la desfasada idea de que el bilingüismo resulta confuso para un niño. “Esta idea fue dramáticamente tachada de obsoleta en un estudio realizado por Elizabeth Peal y Wallace Lambert en la Universidad de McGill (Montreal, Canadá) que sentó precedente y demostró la superioridad generalizada de los bilingües sobre los monolingües en un amplio espectro de test de inteligencia.” (Dra. Ellen Bialystok, Profesora de Psicología en la Universidad de York, Canadá). Los niños bilingües tienen un mayor vocabulario y mejor dominio del lenguaje.

En referencia a este vínculo existente entre fluidez y coeficiente intelectual, la Dra. Andrea Michelli de la Universidad de Londres publicó en Nature los resultados de sus investigaciones: “la densidad de materia gris en el hemisferio izquierdo es mayor en bilingües que en monolingües”. El hemisferio izquierdo es el responsable de procesar la información de la percepción sensorial, la memoria y el habla. La Dra. Michelli descubrió que el incremento de densidad era además mayor en niños que habían aprendido el segundo idioma antes de los cinco años.